Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
CENTRO DE PENSAMIENTO UNCamilo Torres
Elija un buscador del SIUN

Acerca de Camilo

Su corta pero destacada trayectoria académica ha sido opacada, o al menos subvalorada, por el énfasis que se ha hecho de su enrolamiento al Ejército de Liberación Nacional (ELN), y por las circunstancias de su muerte cuando era miembro de ese grupo guerrillero, a la que estuvo vinculado apenas los últimos cuatro meses de su vida. Estos hechos, sumados la publicidad que en su época se hizo de su confrontación con los altos jerarcas de la Iglesia Católica por la interpretación del evangelio que Camilo Torres pregonaba y practicaba en materia social, condujeron a que en el imaginario colectivo internacional se le reconociera simplemente como precursor de la “teología de la liberación” o, lo que es más generalizado, como el “cura guerrillero”.

Con contadas excepciones, como se ha puesto de presente, particularmente en los estudios de los profesores Jaime Eduardo Jaramillo y Orlando Villanueva, los aportes de Camilo Torres como sacerdote, sociólogo, académico, político revolucionario abanderado de causas sociales y asesor de políticas públicas, no ha recibido la debida atención de la mayoría de los autores que han escrito sobre el legado de quien fuera uno de los líderes más visibles en Colombia en los años sesenta del siglo pasado. Muchos han centrado las aproximaciones a su vida a sus actividades políticas, destacando casi que exclusivamente la opción final que escogió al hacer parte de la confrontación armada.

La actividad notoria de Camilo Torres se dio en medio de las condiciones sociales y políticas de la época, caracterizadas internacionalmente, entre otras, por la guerra fría, el triunfo de la revolución cubana, la guerra de Vietnam, la polarización entre los Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, las luchas de independencia de colonias europeas en África, las dictaduras militares en varios países de Latinoamérica y los albores del Concilio Vaticano II. En Colombia se iniciaban los gobiernos del “pacto” del Frente Nacional, las posiciones de la Iglesia Católica eran en extremo rígidas y estaban del lado de quienes ejercieran el poder, preferiblemente de tendencias conservadoras, se vivían los periodos de la violencia partidista que afectaba principalmente a las áreas rurales del país con cuotas de miles de muertes aportadas por los sectores campesinos más desvalidos de la sociedad y era un periodo de gran agitación política en el interior de las universidades.

Camilo Torres Restrepo fue uno de los primeros sociólogos profesionales colombianos. Junto con el también reputado sociólogo Orlando Fals Borda creó la carrera y la Facultad de Sociología (primera en Latinoamérica) en la Universidad Nacional. Organizó el Primer Congreso Colombiano de Sociología y participó de manera protagónica en la creación de las Juntas de Acción Comunal. Pionero de los estudios sociales urbanos en el país, fue uno de los constructores de redes académicas e institucionales que posicionaron la sociología colombiana a nivel internacional. Ganó del Premio Alejandro Ángel Escobar en Beneficencia (hoy Solidaridad) por el trabajo realizado con estudiantes en el barrio Tunjuelito de Bogotá, en el que puso en práctica su concepción que sentó las bases para que se desarrollara lo que hoy se conoce como investigación-acción-participación. Organizador del IX Congreso de de la Asociación Latinoamericana de Sociología, fue también profesor y decano en la Escuela de Administración Pública ( ESAP) y miembro de la Junta Directiva del Instituto Colombiano para la Reforma Agraria (Incora). Fundó y líderó el Frente Unido del Pueblo, uno de los movimientos políticos que ha aglutinado al mayor número de sectores sociales en Colombia aunque su duración fue efímera.

Camilo Torres siempre reconoció que sus mayores realizaciones como sacerdote, docente, investigador y político se debieron principalmente a los espacios, estudiantes, colegas y demás profesores y personas que encontró en la Universidad Nacional para desarrollar sus actividades. Así, tiene sentido que, con motivo de la conmemoración de los 50 años de su muerte, la Universidad Nacional sea la encargada de contextualizar, valorar y promulgar su importante legado académico. Recopilar su obra y lo que se ha escrito sobre él, dar a conocer varios documentos y algunos de sus objetos personales, contribuirán a la comprensión de sus valiosos aportes al quehacer docente e investigativo y permitirán dar más elementos para explicar las posiciones ideológicas de esta figura en el contexto en que se educó, compartió su vida familiar y social y desarrolló sus actividades multifacéticas. Permitirá encontrar la vigencia de su concepción de la sociología y la vigencia de sus propuestas y acciones universitarias en la época actual, en que los estudios sociales, como él mismo lo señalaba, no son solamente un ejercicio académico sino que se trata de áreas del saber que, por medio de la investigación, aportan a la solución de grandes problemas que afectan al país y a la región.

Objetivos del CPCTR

  • Analizar y reivindicar la participación de Camilo Torres Restrepo, como académico, investigador, capellán y asesor de instituciones públicas.
  • Rescatar el legado de Camilo Torres Restrepo que como sacerdote y activista político articuló estos roles con la labor académica, desde la investigación y la docencia.
  • Recopilar su obra escrita y la que se ha escrito sobre él, para que no se limite su legado a la interpretación y adaptación que hizo de los evangelios al contexto social y que con el lema el amor eficaz se fusiona el amor cristiano con la eficacia material científicamente demostrable.
  • Hacer énfasis en su actividad como precursor de la sociología urbana en Colombia al introducir en los estudios sociales una aplicación directa sobre la realidad estudiada, dando soporte científico a la transformación política que propugnaba.
  • Destacar cómo su propuesta excedía el planteamiento de hacer de la clase popular no solamente un grupo de presión capaz de incidir en las decisiones gubernamentales, sino que era necesario que este grupo tuviera un “liderazgo racional, un liderazgo científico, que tenga sus equipos de estudio y planeación, todo lo que implica una organización”.
  • Resaltar el impacto positivo que tuvo en la formación académica no solo de quienes fueron sus alumnos en los cursos que impartió, sino en muchísimos estudiantes de diferentes profesiones y disciplinas.
  • Ubicar sus actividades y propuestas en el contexto nacional e internacional de los años 60 y 70 del siglo XX y contrastarlas con los contextos de la época presente.
  • Estimular el estudio de su legado y articularlo con la materialización de políticas públicas sobre participación ciudadana, entendida como “el ejercicio pleno del poder de las personas que en condición de sujetos sociales y políticos, y de manera individual o colectiva transformen e inciden en la esfera pública en función del bien general y el cumplimiento de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos, ambientales y culturales, mediante procesos de diálogo, deliberación y concertación entre actores sociales e institucionales….bajo los principios de dignidad humana, equidad, diversidad, incidencia”

Imágenes de archivo

Correspondencia privada
Artículo El Espectador, 18 de febrero de 1966
Registro de personal académico
 
SESQUICENTENARIO